El ingenio, un lugar lleno de magia

El ingenio, un lugar lleno de magia

En esté artículo, os abrimos las puertas de una de las tiendas con más magia sin duda alguna de toda la ciudad. No es qué lo diga yo, sino que el mismo Ayuntamiento de Barcelona, lo ha galardonado como uno de los comercios de gran interés de la ciudad. Muestra de lo anterior, es la placa que el Ayuntamiento instaló junto al espectacular acceso a la tienda.

Cabezudo de Picasso custodiando la puerta del Ingenio.

Nada más ver el escaparate o la espectacular puerta del local cerrada, estoy seguro que será irremediable sentir la sensación de entrar  ambiente entrañable. Una sensación que os aseguro que nadie se queda indiferente. Aquí tenéis la prueba:

El ingenio, fue fundada por la familia de escultores Escalé, concretamente por Benet Escalé. Está situada en la calle Rauric (en el Barrio Gótico de Ciutat Vella). Lleva desde 1838 conviviendo con todos los barceloneses de forma ininterrumpida, convirtiéndolo por tanto, en un lugar más que centenario. Es frecuente, ver caras de sorpresa a cualquiera que visité está emblemática tienda por primera vez, ya sean niños o algo más mayorcitos.

 

Nada más acceder a la tienda además de sentirnos como en un circo, podemos ver todo tipo de artículos relacionados con la diversión, la magia, el espectáculo, las bromas… Eso sí, si por algo destaca está tienda es por su taller de producción de figuras de cartón piedra. Hechas de forma artesanal los míticos y tradicionales “capgrossos” o también conocidos como cabezones o gigantes (para quién no sepa Catalán). Estos gigantes, son utilizados por las colles, Ayuntamientos, diablos para las típicas fiestas de los pueblos de toda Cataluña o España o incluso del Extranjero.

Taller del Ingenio realizando un cabezudo a papel cartón.

Joan Brossa en el Ingenio.

Un claro ejemplo de la solera que el Ingenio tiene, es que el famoso poeta Joan Brossa amigo de la familia Escaler, era un enamorado de la tienda, tanto le gustaba está tienda histórica tienda que les regaló un poema visual conocido como “Letras Gimnásticas” o “Letras Circenses”. El nombre lo entenderéis perfectamente cuando veáis la fotografía de la obra. Joan Brossa, además solicitó algunos trabajos a El Ingenio.

Joan Brossa acompañado de Rosa (propietaria del Ingenio, hasta hace muy poco).
Las letras recuerdan a dos personas en el circo haciendo ejercicios gimnásticos.
Escaparate del Ingenio con las letras de Joan Brossa AA.
Joan Brossa, entregando las AA gimnastas.

Eso sí, Joan Brossa, no fue el único cliente famoso que visitó El Ingenio: Salvador Dalí, Els Comediants (compañía de teatro formada en Cataluña), o el famoso Cirque du Soleil, también fueron clientes de esté histórico comercio.

En febrero de 1937, y durante la Guerra Civil, se publicó en el Boletín Oficial del Estado la prohibición del carnaval.  Firmado por el en aquel entonces gobernado Luis Valdés. La prohibición, como os podéis imaginar dejó en una mala situación al Ingenio. Aquellos tiempos nostálgicos, acabarían por 1959.

Eso sí, el Ingenio trataba de sobrevivir cobijándose en artículos de magia, juguetes, etc. Pero sin poder vender sus artículos más singulares.

Desde los años 20, y tras una fuerte crisis económica, la tienda fue adquirida por la familia Delfi Homs. Sus descendientes actuales, Josep Cardona y su hija Rosa Cordona, han trabajado mucho años por está tienda. Hasta que en 2016, cuando informaron de que la tienda se cerraría próximamente por jubilación. Pero afortunadamente, podemos decir que como si de un truco de magia se tratase, el Rey de la Magia (otra emblemática tienda de la ciudad), ha llegado a un acuerdo con los propietarios actuales y el Ingenio se ha salvado.

Si aún no habéis pasado por está tienda, es una visita obligada, donde parece que el tiempo se haya detenido, y donde ni la caja registradora es una tradicional. 🙂

Como llegar al Ingenio:

Para llegar al Ingenio, tenemos que bajarnos en el metro de L3 Liceo o en L1 (y bajar por la Rambla hasta el metro de Liceo). Estamos en la estación de metro de Liceu (en las Ramblas), buscaremos la Calle de la Boqueria y tras dos manzanas nos adentraremos en la calle Rauric y buscaremos el número 6.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *