La casa Ardiaca y su buzón modernista

Paseando por las inmediaciones de la Catedral de Barcelona, concretamente en la calle Santa Lúcia número 1 y muy cerca de la Cana de Barcelona, encontramos la casa de l’Ardiaca. A modo de curiosidad, en castellano su nombre correcto es Casa del Arcediano.

El edificio como tal, se construyo en el siglo XII, y por aquel entonces, era la residencia oficial del clero eclesiástico de los arcedianos de los que, está casa recibe su nombre. Actualmente, el edificio, está declarado como Bien de Interés Cultural Nacional y podemos decir que es su estilo es gótico. Si rodeamos la casa y nos situamos en la Plaça Nova, podemos comprobar que esta casa, está construida sobre un fragmento de la primera muralla romana.

Durante el transcurso del tiempo, está casa ha ido sufriendo diversas transformaciones. La más importante de todas, fue la que la autorizó en el siglo XVI por el Arceliano Lluís Desplà Oms que por aquel entonces ostentaba el cargo de arcediano mayor de la Sede de Barcelona (el máximo mandatario). Durante dicha transformación, se añadieron: elementos renacentistas, la fuente central, la ampliación del patio interior acompañada de una ampliación del edificio.

Unión de la Casa Ardiaca y la Casa del Degà

Más tarde, ya en el año 1970, la casa se unió a su casa vecina la Casa del Degà durante dicha reforma, el patio central, tomo el aspecto actual.

Para acceder a ella, tenemos que traspasar la puerta renacentista y nada más entrar nos sorprenderá una preciosa fuente gótica acompañada de un pequeño patio y un precioso patío en su parte superior.

El buzón de la Casa Ardiaca, un buzón diferente

En 1985, la casa, se convirtió en la sede del colegio de Abogados de la ciudad. El encargado para realizar la reforma del edificio fue el arquitecto modernista Domènech i Muntaner, que le añadió sus toques modernistas. Una de las obras por las que más destaca está casa, es por su peculiar buzón modernista, situado en la puerta y obra de Alfons Juyol. Un buzón, con un significado muy especial, de forma rectangular y fabricado en mármol blanco trata de simbolizar las principales características de la justicia.

Cinco golondrinas representan la libertad de la justicia y la rapidez que todo el mundo desea en un juicio, una tortuga representa la lentitud del sistema judicial. Las hojas (concretamente un total de 7)de hiedra simbolizan los enredos burocráticos. Y por último, y acompañando todas ellas, el buzón tiene el escudo del Colegio de Abogados de Barcelona, que si os fijáis tiene una balanza que representa la igualdad que la justicia debería de ser igual para todos.

Hay una leyenda sobre la tortuga de este buzón, que no todos los barceloneses tienen el privilegio de conocer, y es que acariciar el caparazón de la tortuga da buena suerte. Tantas manos han probvocado, que si os fijáis, hay una parte que está desconchada. Nosotros por si acaso, y como si de un salvar por todos del escondite se tratase, la hemos tocado para desearos suerte a todos los visitantes de nuestra página.

La sede del archivo histórico de Barcelona

En 1917, la casa paso a ser sede central del archivo histórico de la ciudad. Y justamente, aquí sigue justo 100 años después, ubicado justo detrás de la fuente.

Como llegar a la casa Ardiaca:

La Casa Ardiaca se encuentra a escasos metros de la Catedral, a tanto llega que si subimos a la parte superior de la casa podemos ver una parte de la Catedral desde allí mismo.

Para llegar podéis bajar en el metro de Jaume I L4 cogemos la calle Jaume I y giramos en calle Bisbe para arriba y ya nos encontramos con la casa. O bien si vamos desde el metro de Catalunya L1  y cogemos Portal del Angel, nos desviamos en calle del Arcs y ya llegamos a la parte de atrás de la casa. Por si no la encontráis es una de las callejuelas de la parte de delante de la Catedral.

 

Deja un comentario