Los gatos de la calle Xuclà

Los gatos de la calle Xuclà

Los edificios sobretodo los viejos como si de neveras se tratasen, siempre han tenido una parte fea en sus fachadas, Barcelona ha transformado algunas de esas horrendas fachadas en autenticas obras de arte.

Hoy, concretamente, nos acercaremos a una de ellas y en como se transformó la parte de atrás, la parte más fea de un edificio en uno de los símbolos del barrio del Raval. A escasos metros de la Rambla de Barcelona, concretamente en el cruce de la calle Xuclà con calle Pintor Fortuny. Podemos encontrar un edificio muy peculiar, una de las peculiaridades de esté edificio, es ¡Que está lleno de gatos!

El edificio se ha convertido en un icono en el barrio, ha dado nombre hasta a la plaza que se forma justo debajo del edificio, que es conocida de forma extraoficial como la plaza de los gatos o plaça dels gats.

La idea de esta pincelada que transformó un edificio corriente en un edificio gatuno, no es de nada más y nada menos, que de uno de los mejores ilustradores (pintor y dibujante) de toda la ciudad, su nombre: Arnal Ballester.

El proyecto conocido como “La ciutat de les paurales” (la ciudad de las palabras) realizado con el apoyo de una asociación cultura nueva conocida como Almazen  a iniciativa de su directora general Macarena González de Vega, que además contaba con el apoyo del MACBA y con la colaboración de Xavier Mas y Illo Tatxé. Trataba de dar una imagen distinta sobre la ciudad.

Macarena González de Vega, le ofreció a Arnal Ballester, un proyecto donde el artista, tenía carta blanca y total libertad para satisfacer sus necesidades artísticas. Al principio, Arnal, confesó que veía la muro medianera (definición de medianera de la RAE: pared que divide dos casas, construcciones o fincas) como un descampado vertical.

Y la anécdota es que tras subirse a la grúa de brazo extensible sin saber que dibujar. La inspiración llegó al artista tras subir a la grúa y empezar a ver los tejados de las casas repletos de gatos.

El gran trabajo realizado en su intervención sobre la parte vertical del edificio de está calle, le permitió obtener el Premio a las mejores ilustraciones infantiles y juveniles que ese preciso año, cambiaba su nombre, para bautizarse como: Premio Nacional de Ilustración por la de este edificio. Aunque realmente no todos los gatos lo dibujo Arnal, ya que iba con dos ayudantes más que hicieron los restantes. El solo realizó el que bautizó como gato chino posiblemente debido a que el Raval, en aquellos tiempos más conocido como el barrio Chino.

Años después, y pese a tener ya los gatos pintados,  la medianera del edificio, seguía asemejándose al mismo descampado con el que Arnal Ballester comparó por primera vez al “lienzo” cuando la obra aún no se había iniciado y con una sensación de que la obra estaba incompleta y con el apoyo del ayuntamiento de Barcelona. En el año 2003, se inició y finalizó la reforma del edificio, para que obtuviera la imagen actual con sus respectivos colores. La reforma tubo un coste de 40.000 €.

Como llegar al Mural “gatos” de Arnal Ballester:

Para llegar al edificio de los Gatos de Arnal Ballester, tenemos que ir al cruce de carrer de Xuclà (número 8) con carrer Pintor Fortuny. Para llegar allí, lo mejor es bajarse en Plaça Cataluña L1 y bajar hasta la calle Pintor Fortuny. Aunque también podemos subir por la Rambla desde Liceo L3 y llegar hasta la misma calle. O por último, bajarnos en Universitat L1 coger calle Tallers y bajar por carrer de les Ramelleres.